Cambiar la resistencia de un horno

Si hemos observado que nuestro horno eléctrico ya no calienta tan rápido como antes o no gratina, lo más probable es que se haya averiado una de las resistencias. No debemos preocuparnos, si seguimos estos pasos podremos reparar el horno de manera fácil sin tener que llamar a un técnico.



LO QUE DEBES SABER…

Los hornos eléctricos: tienen dos resistencias, una abajo y otra arriba (para gratinar). También disponen de un termostato que es el encargado de controlar la temperatura.
Tipos de hornos: de gas, eléctricos de resistencias, eléctricos de convección (o aire), etc. Aquí vamos a reparar un horno eléctrico de resistencias, que es el habitual en nuestros hogares.
Piezas: para buscarlas podemos dirigirnos al servicio técnico de la marca o también a almacenes especializados en repuestos de todo tipo de electrodomésticos.
Seguridad: como siempre, habrá que quitar la corriente de nuestro horno, el limitador de la zona o el general del hogar.

Para saber qué resistencia está estropeada, encenderemos el horno con el mando en posición para que funcionen las dos resistencias (abajo y gratinador) y pondremos el termostato a una temperatura baja (unos 70-80ºC). Abriremos la puerta y acercaremos la mano con mucho cuidado a la parte inferior y superior para ver si están calientes (sin llegar a tocar, pues nos podemos quemar). Si una de las dos zonas esta fría, ya sabremos qué resistencia está averiada.

Se puede dar el caso que ninguna de las dos zonas esté caliente, pero como es muy poco probable que se estropeen las dos resistencias a la vez, deberíamos pensar que la avería es otra, probablemente el termostato o el mando de encendido. Hoy vamos a ver cómo cambiar las resistencias en el caso de que una de ellas falle.

Herramientas 

- Destornillador de estrella

- Multímetro (también llamado polímetro o tester)

- Nueva resistencia

Si el problema está en la resistencia inferior

Para sacar el horno del mueble tenemos que quitar cuatro tornillos que lo sujetan al marco. Al abrir la puerta del horno, los veremos en las cuatro esquinas.

Una vez hayamos quitado los tornillos, cerraremos la puerta y tiraremos suavemente para sacar el horno con cuidado de que no se nos venza hacia delante por el peso y vigilando que el cable no nos quede tirante. Una vez lo saquemos, lo apoyaremos en un sitio en el que nos sea fácil trabajar por detrás (la encimera, el suelo o una mesa).

La parte trasera del horno es una chapa sujeta con tornillos. Dependiendo de la zona que no funcione, tendremos que abrir una parte u otra. Comenzaremos con la parte inferior. Al quitar los dos tornillos de abajo, se abrirá una tapa donde estará la resistencia.

Desconectaremos los dos cables amarillos (no hace falta marcar dónde va cada uno) y separaremos con cuidado el aislante de fibra de vidrio preferiblemente usando unos guantes, ya que este tipo de materiales puede producir picor.

En este momento, nos aseguraremos si la resistencia está averiada o no usando el multímetro en la posición de medir continuidad (el símbolo del altavoz). Pondremos una punta en cada uno de los terminales de la resistencia, si pita es que funciona bien y el problema será otro.

Después, quitaremos los dos tornillos que están a cada lado y ya podremos sacar la resistencia para sustituirla por la nueva.

La resistencia de gratinado no funciona

Si el problema es que falla la resistencia superior o de gratinado, habrá que quitar la parte de arriba de la tapa trasera del horno.

En este caso, tendremos un cable más (amarillo con una línea verde) y deberemos marcar bien dónde va, pues será la toma de tierra. La operación será la misma que antes: desconectaremos los terminales, apartaremos el aislante y comprobaremos la resistencia.

En esta ocasión tendremos que quitar dos tuercas de la parte trasera y, una vez retiradas, la resistencia saldrá por la parte delantera del horno.

Una vez desmontada nuestra resistencia y comprada la nueva, deberemos seguir los pasos a la inversa para montar de nuevo todo y dejar el horno funcionando. Es muy importante asegurarse de que los terminales están bien metidos hasta el fondo en los conectores de la resistencia y que los aislantes están en su posición correcta.

Categoría: Bricolaje, Electricidad